José Antonio Bervel Cao, el “pintor maldito”

bervel-cao

José Antonio Bervel Cao, el “pintor maldito”

José Antonio Bervel Cao, residente de Reifs Oria, es un artista reivindicativo y revolucionario, sensible a las problemáticas sociales que le tocó vivir desde pequeño y que siempre expresó a través de la pintura como forma de protesta.

Tras pintar una obra especial para Grupo Reifs convertida en una preciosa felicitación navideña, el protagonista de nuestra historia nos ha contado cómo surgió su pasión por los pinceles y el óleo.

Bervel Cao: una vida de lucha

Bervel nació en La Estrada, un pequeño municipio de la provincia de Pontevedra el 25 de agosto de 1940, en plena postguerra. Siendo el menor de 6 hermanos e hijo de un secretario de innumerables ayuntamientos, el joven pintor pasó la mayor parte de su infancia viajando entre Galicia y Almería. A muy temprana edad  José Antonio empezó a mostrar su faceta reivindicativa y revolucionaria, siendo consciente desde pequeño de las problemáticas sociales de las que fue testigo y que le tocó vivir.bervel-cao

José Antonio Bervel estudió magisterio y ejerció su profesión en Vícar (Almería), donde trabajó durante varios años. Sin embargo, su alma revolucionaria le llevó a enfrentarse a la Dirección del centro porque consideraba injusto que los niños más favorecidos tuvieran acceso al servicio de comedor mientras que los menos desfavorecidos, los que más necesitaban ese recurso, se quedasen fuera de él. Este enfrentamiento derivó en su expulsión.

También dedicó parte de su juventud a viajar por todo el mundo acompañado de sus lienzos y sus pinceles para denunciar las injusticias que veía. Este espíritu luchador llevó, por ejemplo, a armarse de valor para viajar a Irak y protestar contra la guerra.

Bervel recuerda que en cierta ocasión, estando en Francia, se hizo pasar por mendigo, “solo para comprobar en mi propia piel cómo se sentían las personas sin hogar y vivir en primera persona el rechazo de una sociedad que hace la vista gorda ante las problemáticas humanas”.

A principios de los 70, nuestro icónico pintor se casó con el que fue el único amor de su vida. Su matrimonio estuvo plagado de altibajos debido a las peculiaridades de nuestro protagonista. Sin embargo, mantuvieron una relación abierta, propia del movimiento hippie al que pertenecieron. Estuvieron juntos durante 20 años y nunca tuvieron hijos debido a que José Antonio fue testigo del sufrimiento de sus padres por la pérdida de una hija a temprana edad, momento en el que se prometió a sí mismo que evitaría verse expuesto a una situación semejante.

Una vida y obra reivindicativa

Los trabajadores de Reifs Oria describen a José Antonio como un “hombre inteligente donde los haya, gran amante de la música clásica y de la pintura”. Un pintor que llevó una vida y obra reivindicativa y de protestas. De hecho, en varias ocasiones se vio envuelto en altercados que quedaron reflejados en la prensa escrita de la época.

José Antonio Bervel, que empezó pintando bodegones en su juventud, fue refinando su técnica y gusto hasta centrarse en la parte más crítica que podía ofrecerle el arte. Su trayectoria reivindicativa hizo que, desde los círculos artísticos de la capital almeriense, se le atribuyese el apodo de “El Pintor Maldito”.

La obra de José Antonio es inmensa y de un incalculable valor artístico. Además, refleja toda una vida vivida con intensidad y con firmes convicciones. Ha realizado numerosas exposiciones y desde la residencia Reifs Oria han querido apoyarle, desde su entrada en el centro, haciendo todo lo posible para seguir potenciando su obra. 

 Aquí podéis ver algunas de las obras que José Antonio Bervel Cao tiene en mayor estima:

bervel-cao-matanza

LA MATANZA. Esta obra le llevó más de dos años. El original mide más de 2m. Lo pintó después de acudir a una matanza, y fue tan horrorizante para él, que incluso llegó a marearse. Refleja la crueldad humana hacia los animales.

 

bervel-cao-intereconomía

INTERECONOMÍA, EL SUEÑO DE LA RAZÓN PRODUCE MONSTRUOS: Para realizar esta obra, se inspiró en Goya. La hizo a los 35 años de edad. Y es un reflejo de los políticos más crueles de la historia. Con este trabajo, quiso visualizar esa crueldad.

 

bervel-cao-covid

COVID. Realizado en plena pandemia. En él refleja su angustia generada por la situación, aunque se percibe cierto aire de optimismo.

 

 

No Comments

Post A Comment