Cómo prevenir dolores de espalda gracias a la higiene postural

higiene-postural

Cómo prevenir dolores de espalda gracias a la higiene postural

La higiene postural es la postura correcta que debemos mantener, ya sea sentados en el sofá o realizando cualquier actividad de la vida diaria.

¿Quién no ha cogido algo del suelo y al levantarlo ha sentido un dolor intenso en la zona baja de la espalda? Son muchos los movimientos y  esfuerzos que nuestro cuerpo realiza a lo largo del día, comprometiendo cada una de nuestras articulaciones y musculatura. Por ello, es muy importante ser consciente de la manera más adecuada de hacer el movimiento y, de esta manera, prevenir algunos de los dolores asociados a estos. 

La fisioterapeuta de Reifs Oria, Carolina Chacón, explica cómo podemos conseguir prevenir los dolores de espalda gracias a la higiene postural.

La higiene postural como aliada

La finalidad de la higiene postural es aprender a realizar los esfuerzos físicos de la vida diaria de la manera más adecuada posible con el propósito de reducir la carga que soporta la espalda y, por tanto, prevenir lesiones y disminuir el riesgo de dolores de espalda. 

Estas normas de higiene postural las pueden llevar a cabo tanto las personas sanas, para prevenir el riesgo de lesión, como las personas con alguna dolencia para disminuir su limitación y mejorar su autonomía. 

Y, para conseguirlo, debemos conocer algunas normas básicas:

  • Al estar acostado, la mejor opción es colocarse boca arriba o de lado. Si por ejemplo dormimos sobre el lado izquierdo, deberíamos flexionar la cadera y la rodilla derecha, manteniendo la pierna izquierda estirada. No es recomendable dormir boca abajo. La almohada debe de tener la altura adecuada para que la cabeza quede alineada con la columna vertebral. 
  • Al estar sentado debemos tener en cuenta la altura y el respaldo de la silla para que esté a la altura adecuada para apoyar completamente los pies en el suelo y mantener las rodillas al mismo nivel que las caderas. El respaldo de la silla debe de respetar las curvaturas normales de la espalda, sobretodo el arco lumbar. 
  • Al cargar peso, debemos flexionar las rodillas y mantener la espalda recta, manteniendo el peso lo más cerca del cuerpo, y levantarnos estirando las rodillas y manteniendo la espalda recta.  
  • Estar de pie durante mucho tiempo puede llegar a ser dañino. Pero, si tenemos que permanecer de pie por mucho tiempo, nos ayudará ir poniendo en alto un pie y otro, alternando así la carga de peso en ambos pies. 
  • Al levantarnos de la cama, si estamos boca arriba debemos de ponernos de lado y, desde esa posición, ir incorporándonos con ayuda de nuestros brazos hasta quedarnos sentados en la cama.
  • Al levantarnos y sentarnos debemos hacerlo apoyándonos en los reposabrazos  o en nuestros muslos (en caso de que la silla no tenga reposabrazos) manteniendo la espalda recta mientras nos incorporamos. Para sentarnos debemos hacerlo de manera suave, apoyándonos en el reposabrazos e ir sentándonos poco a poco.

¿Os animáis a incorporar la higiene postural a vuestra vida diaria?

No Comments

Post A Comment