La satisfacción de hacer feliz a otros con tu trabajo

carolina fisio reifs oria

La satisfacción de hacer feliz a otros con tu trabajo

Carolina, fisioterapeuta en Grupo Reifs Oria desde hace 4 años, es una trabajadora inagotable y de un voraz gusto por el conocimiento, compagina su trabajo con su continua formación.   

Y es que esta almeriense se confiesa enamorada de su trabajo y del cuidado de personas mayores. Para Carolina, trabajar con nuestros residentes día a día ha sido una experiencia positiva y enriquecedora con la que en ningún momento ha dejado de aprender, tanto a nivel personal como profesional.

Reconoce que lo que más le gusta de su trabajo es la gratitud que le trasmiten sus pacientes cuando trabaja con ellos y cuando ellos mismos ven que el trabajo constante de Carolina les aporta algún bien.

“De hecho, por difícil que resulte algún día, cuando observo los progresos con nuestros residentes, lo agradecen de una forma tan especial que puedo irme a casa tranquila, porque sé que el esfuerzo siempre merece la pena”, confiesa Carolina.

Una vocación por la fisioterapia desde pequeña

Nuestra joven protagonista, amante de los animales, confiesa que de pequeña quiso ser veterinaria porque veía “inconcebible que un animal estuviera solo y desprotegido en la calle, por lo que todos los días aparecía en casa con algún animal que me encontraba”, cuenta. 

Sin embargo, años después le llegó su vocación por la fisioterapia a través de un primo suyo. Gracias a Juan Andrés y a su pasión por el deporte, transmitió a Carolina el amor por esta disciplina.

Poco a poco fue enamorándose cada vez más de la fisioterapia y de todos sus campos de estudio. Pero fue a raíz de unas prácticas de la carrera en una residencia de mayores cuando decidió que quería dedicarse a mejorar el día a día de estas personas. “Fue una de las experiencias más bonitas que viví, ya no solo por todo lo que aprendí de la profesión, sino por el aprendizaje que me transmitieron aquellas sabias personas”.

Al finalizar la carrera estuvo trabajando en diversas asociaciones durante meses: fibromialgia, salud mental, personas con diversidad funcional e incluso realizando visitas a domicilio a quienes no podían desplazarse hasta las asociaciones. “Fue una experiencia absolutamente gratificante, ya que me abrió el camino de mi profesión y aprendí muchísimo sobre los colectivos con los que trabajé”, concluye Carolina.

No Comments

Post A Comment