Elaboración de dulces típicos de Semana Santa en los centros Reifs

dulces típicos de Semana Santa

Elaboración de dulces típicos de Semana Santa en los centros Reifs

Durante esta Semana Santa tan atípica en la que no hemos podido disfrutar de las procesiones por las calles de nuestras localidades, no han podido faltar en los centros Reifs los dulces típicos de Semana Santa porque, reconozcámoslo, ¡aquí todos somos golosos!

Pestiños, hornazos, blandillas y las tradicionales torrijas han hecho que nuestros residentes disfruten de la Semana Santa y su gastronomía. Incluso algunos se han convertido en auténticos chefs reposteros. De hecho, no han dudado en colgarse el delantal y ponerse manos a la obra. Y la verdad es que tienen una pinta increíble.

Dulces típicos de Semana Santa

torrijas

Torrijas

Cada región o zona geográfica tiene sus propios dulces típicos de Semana Santa. Sin embargo, parece que las torrijas se han convertido en el dulce estrella y tradicional en todas partes. ¿Sabías que también es llamada tostada francesa? Sea como fuere, la torrija es un plato hecho de una rebanada de pan que es empapada en leche, almíbar o vino y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Después, se endulza con miel o azúcar y es aromatizada con canela.

Además de las torrijas, en algunos de nuestros centros también se han podido degustar unos riquísimos pestiños, un dulce navideño o de Semana Santa, típico de Andalucía que se elabora con masa de harina, frito en aceite de oliva y pasado por miel

En Reifs Bedmar, por ejemplo, también han elaborado blandillas, un dulce típico de la localidad que se preparan con motivo de la Semana Santa y que, como podemos ver en las caras de nuestros residentes, están deliciosas.

Hornazo

Hornazo

Por su parte, en Reifs Fuente Tójar, también han elaborado hornazos, elaborados a base de pan y decorado con un huevo cocido. Además, puede tener diferentes formas: cestas, nazarenos, penitentes o gallinitas.

La repostería como terapia

Los profesionales de Reifs Fuente Tójar han aprovechado la elaboración de estos dulces típicos de Semana Santa para poner en marcha un taller de repostería con el objetivo de activar y dinamizar el día a día de los residentes, disminuyendo posibles síntomas de pasividad.

Este taller de elaboración de dulces típicos ha resultado muy beneficioso a la hora de aumentar y fomentar los lazos de amistad entre todos los residentes pero, además, les ha ayudado a fortalecer y desarrollar capacidades físicas y cognitivas como, por ejemplo, la coordinación, la atención y concentración, la cooperación, el compañerismo o la autoestima.

Y lo más importante, ¡se lo han pasado en grande!

Llegados a este punto, seguro que te han entrado unas ganas inmensas de comer unos de estos dulces típicos de Semana Santa. ¿Cuál es tu preferido?

No Comments

Post A Comment