Deterioro cognitivo: qué es y cómo prevenirlo

deterioro cognitivo-reifs

Deterioro cognitivo: qué es y cómo prevenirlo

Una de las afecciones más comunes en personas de la tercera edad es el deterioro cognitivo, un declive de las funciones cognitivas que incluyen desde la memoria o el lenguaje hasta la capacidad de atención o de orientación temporal y espacial.

La psicóloga de Reifs Oria, Elvira Martínez Gómez, nos cuenta qué es el deterioro cognitivo cómo actuar cuando un familiar lo comienza a padecer y actividades para ayudar a ralentizarlo. 

En el deterioro cognitivo funciones  como la memoria, el lenguaje, la capacidad de atención y orientación se ven mermadas, ya sea debido a las alteraciones atribuibles al envejecimiento o bien debido a otros factores como pueden ser la demencia.

¿Cuáles son las principales características del deterioro cognitivo?

R.: El deterioro cognitivo se caracteriza, principalmente, por una progresiva pérdida de memoria y habilidades del día a día.

En el transcurso del  envejecimiento normal todos los tipos de memoria suelen permanecer con pocos cambios respecto a cuando se es más joven, quizás a excepción de la memoria inmediata que es la que más se resiente con el envejecimiento.

Además, la capacidad verbal, el vocabulario, la comprensión y las demás funciones se suelen mantener intactas aunque con un cierto enlentecimiento en su procesamiento sin que ello suponga una disminución de las mismas, ya que se puede esperar que la respuesta final se encuentre intacta.

¿Qué diferencia hay entre deterioro cognitivo y demencia?

R.: Es bastante frecuente confundir el deterioro cognitivo con algún tipo de demencia como el Alzheimer. Sin embargo, cuando el deterioro cognitivo está en fase leve, puede ser debido a las alteraciones atribuibles al proceso fisiológico del envejecimiento o debido a otros factores y, en general, no afecta a la realización de las tareas habituales del día a día.

Por su parte, la demencia se caracteriza por la alteración progresiva de la función cognitiva donde, además de la falta de memoria, se produce una pérdida importante de otras funciones cognitivas como el lenguaje, la orientación, etc. que incapacita a la persona en la realización de las actividades de la vida diaria.

En este sentido, en función del grado de dificultad para realizar las actividades de la vida diaria que presente el paciente, se catalogará como deterioro cognitivo leve si no padece ninguna afectación, o bien, si ya existe incapacitación para las actividades de la vida diaria, se clasificará como demencia leve, moderada o grave.

¿Cómo podemos prevenir el deterioro cognitivo?

R.: En general la mejor prevención es seguir unos hábitos de vida saludables basados en los cuatro pilares fundamentales:

  • Actividad física moderada y regular evitando el sedentarismo y sin abandonar las actividades diarias y de ocio.
  • Dieta sana y equilibrada.
  • Cultivar las relaciones sociales.
  • Mantener una mente activa realizando ejercicios de estimulación mental como pasatiempos, crucigramas, juegos de mesa, hobbies, lectura de libros y prensa, e introducir estrategias para potenciar la atención, memoria, etc. 

 

Sin embargo, aunque a veces la evolución del deterioro cognitivo es inevitable, sí se puede ralentizar. Además de algún tratamiento farmacológico, mediante la estimulación cognitiva podemos ejercitar aquellas capacidades que aún se conservan y a su vez, aquellas que presentan el deterioro.

La estimulación cognitiva es un método eficaz para aumentar la reserva cognitiva y fortalecer los circuitos neuronales implicados. De hecho, gracias a su característica de plasticidad, el cerebro tiene la capacidad de poner en marcha nuevos circuitos de actividad que permitan compensar las dificultades actuales.

Este atributo del cerebro puede ir en nuestro favor en este tipo de terapias aunque el factor temporal es muy importante. Cuanto mayor sea el deterioro cognitivo que presenta la persona menor plasticidad encontraremos y menos capacidades podemos trabajar y mantener. Esta es la razón por la cual cuanto antes se realice la estimulación cognitiva mayor capacidad tendrá el cerebro de fortalecerse. 

¿Qué actividades o ejercicios puede hacer la persona afectada en su día a día para mejorar?

R.: Es importante la realización de un programa de estimulación cognitiva adaptado al estado cognitivo de la persona con el que realizar actividades de memoria, atención, lenguaje, etc. con el objetivo de potenciar las capacidades cognitivas aún preservadas y compensar aquellas más afectadas.

Otras actividades muy útiles en estos casos son  las reminiscencias, donde el objetivo es ir al recuerdo de la persona haciendo una revisión de momentos, episodios y acontecimientos relevantes de su vida. El repaso de estos recuerdos se toma como un elemento de reflexión y reconocimiento con un gran componente emocional y motivador.

Por otro lado, unas actividades importantes serían las técnicas de orientación a la realidad, donde la persona toma conciencia de su situación en el tiempo, en el espacio y respecto a su propia persona.

Una técnica novedosa es la aplicación de la meditación o mindfulness  con la que se potencia la atención que es la vía desde donde entra la información y con ello trabajamos las funciones cognitivas y que también es una técnica muy beneficiosa a nivel emocional ya que entre sus muchos beneficios disminuye los niveles de estrés, ansiedad y sentimientos depresivos.  

¿Qué puede hacer la familia y/o cuidadores para ayudar?

R.: Es muy importante el apoyo, asesoramiento y formación de familiares y cuidadores ya que son esenciales para el bienestar de la persona afectada. 

Su papel es muy importante y deben aprender a reconocer los signos y síntomas del deterioro cognitivo, apoyar y animar a la persona afectada para que lleve a cabo sus rutinas diarias a su ritmo, ayudándole a sentirse útil pidiéndole colaboración en las tareas del día a día, animándole a estar físicamente activo, evitando la sobreprotección y tratando a la persona como adulta que es.

Además, se debe procurar no interrumpir cuando habla dándole su tiempo para recuperar la información cuando trata de recordar algo. Se debe seguir haciéndole partícipe de las relaciones sociales y muy importante tener mucha paciencia y sentido del humor. 

¿Qué actividades o terapias se llevan a cabo en Reifs Oria al respecto?

R.: En Reifs Oria evaluamos a cada residente de forma individualizada y realizamos intervenciones centradas en la persona, adaptando a cada cuál las diferentes actividades y terapias para conseguir el mayor beneficio en su estado cognitivo y funcional, haciendo uso de: 

  • Intervenciones sobre el entorno residencial adaptándolo continuamente a las necesidades de los residentes.
  • Terapias de orientación a la realidad y reminiscencias. 
  • Terapias grupales e individuales de psicoestimulación cognitiva para demencias.
  • Talleres de memoria como prevención del posible deterioro.
  • Diferentes juegos grupales donde trabajar las diferentes funciones cognitivas.
  • Terapia de rehabilitación funcional para mantener las actividades básicas de la vida diaria. 
  • Mindfulness para mejorar los programas de estimulación para las actividades de la vida diaria y el estado de ánimo.
No Comments

Post A Comment